Cuando fans y detractores todavía están reponiéndose de la impresión tras el visionado de los primeros episodios del retorno de Twin Peaks, ya se pueden empezar a establecer similitudes y diferencias entre las dos primeras temporadas y la actual. Una de las que primero llama la atención es lo diferentes que resultan los títulos de crédito iniciales.

 

En las dos primeras temporadas, la secuencia de créditos inicial se mantuvo casi idéntica a lo largo de los 30 episodios. Durante aproximadamente un minuto y medio, y sobre el tema de Twin Peaks obra de Angelo Badalamenti, se sucedían una serie de planos, en exteriores, con estampas casi bucólico pastoriles: un pájaro de los bosques (exactamente un mirlo de pecho cinchado, ixoreus naevius), las chimeneas de la serrería de los Packard, planos detalle de las sierras circulares, la carretera de entrada al pueblo con el famoso rótulo, el hotel Great Northern y su imponente cascada, y las aguas más bien tranquilas del lago.

La música y las imágenes evocaban algo muy parecido a la edad de oro, un tiempo y un lugar en el que los hombres vivían felices en comunión con la naturaleza, en un entorno idílico. Esa es la impresión que se llevaba un espectador primerizo, y así es como el agente Dale Cooper se enamoró de Twin Peaks. Con el tiempo nos iríamos dando cuenta de que todo eso era una fachada, que el mal habitaba en los bosques y que en Twin Peaks todo el mundo ocultaba algo. Pero semana tras semana, al principio de cada entrega, esa secuencia nos invitaba a soñar que todavía había motivos para la esperanza.

 

En cuanto a los créditos propiamente dichos, inmediatamente después del título de la serie aparecían los dos protagonistas, Kyle MacLachlan y Michael Ontkean, seguidos en orden alfabético por los actores principales (Madchen Amick, Dana Ashbrook, Richard Beymer, Lara Flynn Boyle, Sherilyn Fenn, Warren Frost, Peggy Lipton, James Marshall, Everett McGill, Jack Nance y Ray Wise). Los creadores de la serie, Mark Frost y David Lynch, cerraban la intro.

 

La segunda tanda de créditos ocupaba prácticamente un minuto más, ya metidos en la acción del episodio. Era el momento para el resto del reparto y parte del equipo artístico, como Badalamenti, y de producción. Los últimos títulos eran para los guionistas y el director, que iban cambiando en cada entrega.


Los títulos de crédito de Twin Peaks 2017

 

La secuencia de créditos iniciales de Twin Peaks 2017 es algo más corta, un minuto y veinte segundos, y aunque utiliza la misma pista musical, esta tarda en entrar. Durante los primeros segundos solo escuchamos un sonido bastante desasosegante, mientras que el retrato más conocido de Laura Palmer – como reina del baile del instituto – aparece entre la bruma. Después, imágenes aéreas de los bosques de abetos, y por fin, el título de la serie y la música de Badalamenti.

 

En menos de un minuto se despachan todos los créditos, dedicados en exclusiva al equipo técnico y de producción. Ni rastro de los miembros del reparto. Visto en perspectiva resulta chocante que el nombre de Angelo Badalamenti aparezca casi al principio de todo, solo precedido por las directoras de casting, teniendo en cuenta que durante los primeros episodios de esta temporada el apartado musical es más bien parco.

En cuanto a las imágenes, el vuelo sobre las montañas funde con un plano cenital de la cascada que a más de uno le producirá vértigo. De ahí pasamos directamente a la Logia Negra, con imágenes ondulantes de las cortinas rojas y un planeo mareante sobre el pavimento con el patrón de zigzag.

 

Da la impresión de que los créditos de la primera etapa son más convencionales. Son más variados en cuanto a las imágenes escogidas, y hay un cierto equilibrio entre los diversos equipos involucrados en el proyecto. Por contra, en esta última temporada contrasta la brevedad y sencillez de la intro. Parece que se trate de un mero trámite para no poner nerviosos a los fans más hardcore: tranquilos, que está Laura Palmer, están los abetos Douglas y está la Logia Negra. Pero sobre todo está David Lynch como guionista, director y productor.

Bien es cierto que el primer episodio de esta última temporada sí que tenía un inicio más complicado, con una especie de prólogo a base de imágenes tanto de la serie original como de la precuela Fuego camina conmigo. Esto parece subrayar el deseo de Lynch de afrontar esta nueva temporada más como una larga película de 18 horas de duración que como una serie al uso. En ese sentido, los créditos finales sí que son puramente cinematográficos: sobre la última canción, todo el equipo en scroll, empezando, esta vez sí, por el numeroso reparto, con Kyle MacLachlan como protagonista absoluto.